CÓMO JUGABAN NUESTROS ABUELOS

La escuela no llegó al Pirineo hasta mediados del siglo XX. Hasta ese momento los niños aprendían en casa a través de juegos basados en la adaptación del medio, la imitación de las actitudes adultas y la subsistencia.

La adaptación al medio natural se aprendía jugando a jabalí, a cazar a loseta, a hacer casetas en el monte, etc. La imitación del mundo adulto también era una forma de juego y aprendizaje: jugaban a tiendas, a ladrones y guardias civiles o a cuidar corderos. También había juegos para el desarrollo psicomotriz y otros en los que se utilizaban pequeñas piezas de artesanía como la rodeta, el brujidor o las billas (parecidas a los bolos). Para saber más sobre cómo jugaban nuestros abuelos os recomendamos una visita al Museo de Campo.

 

   

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top