ITINERARIO PARA REALIZAR EN 5 DÍAS

Primer día

ALREDEDORES DE LASPAÚLES
Recorrido por la historia en la tierra de las brujas

Podéis dedicar el primer día a visitar Laspaúles y sus alrededores. Llama la atención el color rojo de la tierra y sus piedras, fruto de diferentes eras geológicas. Podéis visitar la Piedra de los tres obispos y el mirador de Coll d’Espina.

El río Isábena pasa por este municipio, que goza de tener el primer puente de piedra construido sobre él, además del Molino medieval. También podéis visitar la Ermita de San Roc y Santa Paula de Turbiné, con magnificas vistas del Turbón.

Desde la aparición de los manuscritos hallados en el campanario de la Iglesia de Laspaúles, lo que en muchos lugares es leyenda y creencia popular, en Laspaúles es historia.

Esta localidad vivió en el año 1593 la ejecución de 24 de sus mujeres, bajo la acusación de brujería. Las mujeres en la Edad Media eran depositarias de los secretos de la naturaleza, plantas medicinales y pócimas curativas. Con la finalidad de rendir un homenaje y reconocimiento a estas mujeres, se realizó El Parque Temático Brujas de Laspaúles, situado en un paraje boscoso; marcado por la presencia del Turbón y con unas vistas espectaculares del Pirineo, desde la cima. Un paseo que no os dejará indiferentes, lleno de magia y misterio.

 



Segundo día

EL VALLE DE ISÁBENA
Os proponemos descender por congostos, valles y visitar castillos, torres, ermitas, todos ellos testigos de la historia

La primera parada puede ser en El Bosque de Pegá, donde podéis dar un pequeño paseo hasta el mirador accesible. Éste tiene magníficas vistas del Congosto de Obarra.
También podéis hacer la ruta ornitológica hasta el Mirador de Ansuilo. Poco a poco os adentraréis en un bosque de vegetación alterna y empezareis a escuchar el canto de distintas aves y el golpeo en la madera de los pájaros carpinteros más comunes, que son el Picapinos, el Pito real y el Pito negro.

La segunda parada puede ser el Monasterio de Obarra, otro símbolo y seña de identidad de lo que constituye el arte románico en la Ribagorza. Éste monasterio fue destruido por Abd-al-Malik y vuelto a levantar entre los siglos X y XI. Lo que se puede disfrutar hoy es la iglesia de Santa María de Obarra, el único vestigio del antiguo monasterio.

También podéis visitar Roda de Isábena, extraordinario conjunto artístico de Ribagorza. Éste es el pueblo más pequeño con Catedral. El pantocrátor y las escenas de su entorno están magníficamente conservados y son originales. Si os interesan las antigüedades podéis visitar el Museo La Era de Vicién.

Al mediodía podréis disfrutar de una buena comida en un marco incomparable: La hospedería de Roda. ¡Dejaros llevar por su magia!

Después de la comilona os proponemos la visita a Graus, antesala del Pirineo. Esta villa cuenta entre sus calles y plazas con un excepcional patrimonio por lo que le otorgaron la declaración de Conjunto Histórico en 1975. La plaza mayor, probablemente una de las más bellas de Aragón, conserva su original sabor medieval. Cabe destacar la Basílica gótico renacentista de la Virgen de la Peña. Contemplar el paisaje desde allí es un placer para la vista.

De regreso a Laspaúles podéis pasar por el Valle de Ésera, pasando por Campo, el Museo de juegos tradicionales, dedicado a los juegos que se jugaban en nuestros pueblos desde un punto de vista etnográfico, y el espectacular “Congosto de Ventamillo”.

 

 

Tercer día

EL VALLE DE BOÍ
Os proponemos una visita al Parque Nacional de Aiguestortes y el redescubrimiento del románico

Desde Boí salen los taxis 4×4 que os adentrarán al parque o, si preferís, también podéis llegar hasta el parking que hay en la entrada y pasear por la ribera de San Nicolau.

También podéis dar un paseo desde Boí hasta Taúll, hay unos 40 minutos de camino o un paseo por el Selencar de Barruera.

Ruta del Románico:
Podéis visitar Erill La Vall, allí encontraréis el Centro de Interpretación del Románico. Cuenta con visitas guiadas. Aquí también encontraréis uno de los mejores campanarios del valle, una esbelta torre de planta cuadrada y seis pisos de altura con la decoración propia del románico lombardo: los arcos ciegos y los frisos de diente de sierra.

Los diferentes pueblos de la Vall de Boí estaban formados por familias de campesinos que se establecían en lugares altos y soleados para una mejor defensa y aprovechamiento de tierras, pastos y bosque.

La Vall de Boí está formada principalmente por las iglesias de San Clemente y Santa Maria de Taúll, San Joan de Boí, Santa Eulalia de Erill la Vall. Todas ellas con unidad de estilo arquitectónico: Del s. XI y XII, románico lombardo, esbeltos campanarios.

 

 

Cuarto día

HACIA LA RIBAGORZA ORIENTAL
Os podéis adentrar en la Ribagorza Oriental: ruta de fortalezas y castillos

Desde Laspaúles hacia El Pont de Suert (Lleida) llegaréis a Arén. Allí podréis visitar el Museo de los Dinosaurios. A continuación podéis visitar Montañana, un pequeño pueblo medieval, donde conforme avanzáis en el recorrido, hacéis un viaje a la Edad Media. ¡No os dejará indiferentes!

Seguidamente podéis continuar la ruta hacia la Villa de Benabarre que se encuentra enmarcada en la zona más oriental de Aragón, por lo que es punto de convergencia de las culturas aragonesa y catalana. Dando un paseo por sus calles observaréis algunas fachadas de sus casas renacentistas y barrocas, el pozo de hielo, los molinos de harina y aceite o la cárcel. En un cerro sobre el río Guart se alza el Castillo de esta localidad.

En este municipio podréis encontrar dos testimonios actuales de un saber hacer artesanal y gastronómico, éstos forman la Ruta de los Oficios de Benabarre. También está la fábrica de chocolates Brescó y la granja Fondaña, especializada en la elaboración de quesos.
 

  

Quinto día

BENASQUE Y EL PARQUE NATURAL POSETS-MALADETA
El Aneto, Posets y Maladeta: techo de Aragón con sus más de 3.000 metros

Os proponemos dos excursiones a elegir:

1. Forau de Aigüalluts, declarado Parque en 1994 y Parque Natural en 1998, debido a la riqueza y diversidad de la geología, botánica, zoología y paisajes de ese extenso territorio. Es el lugar donde las aguas del glaciar del Aneto desaparecen para surgir de nuevo en el vecino Valle de Arán (Güell de Jueu) y terminar en Francia. Éste hecho lo comprobaron tiñendo las aguas de colorante verde.

2. Jardín botánico y cascadas / Gorgas del Alba. Ésta es una ruta circular de suaves desniveles para conocer la diversidad de su paisaje natural. El camino es histórico, ya que unía el Reino de Aragón con el sur de Francia.

Si el día no acompaña os proponemos ir a visitar el Centro de interpretación del Parque en Eriste o en Benasque.

Benasque es un municipio con frontera en Francia por el Portillón, “donde las damas francesas se subían en silla tan solo para gozar de las vistas de la Maladeta” (V. Juste). Montañas con leyendas e historias de contrabando.

Os proponemos que paseéis por Benasque, allí podríais visitar un casco de pueblo típico de montaña y también la zona más comercial y hostelera. Además encontraréis la casa de la cultura, el Torreón Casa Juste y el palacio de los Condes de la Ribagorza. Al finalizar la visita por Benasque podéis dar un paseo hasta Anciles (casi 2km) para visitar las Casas solariegas, los escudos, los llamadores de puertas. Se trata de un pueblo señorial.

*Posibilidad de degustación de quesos en Sahún “El benasqués”

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top